Las reformas soñadas

Buenas tardes, desde la semana pasada os hemos estado preguntando qué queríais que os explicaramos esta semana. Y entre tantas respuestas hemos escogido una que nos ha parecido muy interesante: cómo hacéis para que el cliente tenga el resultado deseado.

 

Este es un tema muy discutido pero para nosotros es muy satisfactorio ver que el cliente tiene lo que desea. A continuación, os vamos a detallar los pasos a seguir para que estéis seguro de lo que le tenéis que pedir a una constructora a la hora de pedir una reforma y que salga a su gusto. 

 

Los pasos a seguir antes de la reforma son:

 

  • Primer contacto con los clientes. Siempre el primer contacto se tiene que hacer en la vivienda, local y/o el lugar dónde tendrá lugar la reforma. Como comprenderéis en una oficina no es lo habitual. El constructor tiene que ver lo que tendrá que reformar más adelante.
  • En la misma reunión con los clientes delante hay que medir todo lo que los clientes quieran (esto también le sirve al constructor para el presupuesto). 
  • En la misma reunión los clientes piden cómo quieren cada habitación, cada lugar de la vivienda.
  • El constructor hace el presupuesto y les presenta a los clientes en una segunda reunión.
  • A partir de aquí son ellos los que deciden qué desean dependiendo de lo que se quieren gastar 
Escalera nueva interior. Se aprovechó la altura de la casa para hacer una habitación encima de otra, de ahí una escalera nueva
Escalera nueva interior. Se aprovechó la altura de la casa para hacer una habitación encima de otra, de ahí una escalera nueva

Ya hemos visto lo que hay que hacer antes de la reforma ahora vamos a ver lo que hay que hacer durante la reforma.

Los pasos a seguir son muy sencillos.

  • Cuando el constructor empiece a trabajar se hace una tercera reunión para saber si los clientes quieren lo mismo o han cambiado de opinión. 
  • Mientras está haciendo la reforma, más vale que los propietarios estén cerca porque van a tener que mirar qué es lo está haciendo para saber si les va a gustar, aunque el constructor en tres reuniones ya sabe muy bien lo que tiene que hacer. Obviamente, estas reuniones siempre se hacen con unas muestras del producto que se va a emplear. 
  • Y para dar el toque final los clientes siempre siempre tienen que estar para ver los acabados. 

 

Después de la reforma, el constructor le dará unas garantías de su mano de obra. Y si algo no está al gusto del cliente se puede rehacer.

 

Hasta aquí los pasos que hay que seguir como cliente. 

Escribir comentario

Comentarios: 0