Piscina de obra vs prefabricada

Estamos en julio el verano ya está aquí y lo único que queremos es tirarnos al agua. Por comodidad solemos ir a la piscina y ahí es dónde entra nuestro trabajo.

 

Nos encantan las piscinas, son más cómodas, no hay tanta gente, nos gusta el ambiente, estamos solos a la sombra o al sol disfrutando de nuestra intimidad. Hoy os vamos a hablar de piscinas de hormigón y de las piscinas prefabricadas. Dos tipos de piscina perfectamente válidos para disfrutar del agua y del verano. 

Las piscinas de hormigón o piscinas de obra como se suelen llamar están construidas totalmente con muros de hormigón y son construidas en el sitio igual que una casa, algo que no pasa con las piscinas prefabricadas, que se realizan en la fábrica y luego son trasladadas hasta el sitio dónde se va a producir la instalación, ya sean enterradas o semi-enterradas requieren igual los trabajos de excavación e instalación de tuberías.

Por norma general las piscinas de obra siempre es necesaria la excavación del hueco, además de definir la forma desea por el propietario construyendo los muros hormigón armado con sus conexiones de las infraestructuras de fontanería. Para acabar se le debe poner gresite (recubrimiento de la piscina). 

 

Como ya os habréis dado cuenta llegados a este punto las piscinas de obras y las prefabricadas son diferentes y a continuación os vamos a explicar el por qué de una y de otra. 

 

Durabilidad

 

 

La piscina de obra es resistente, y nosotros como constructores os podemos dar una garantía de la durabilidad y resistencia de una piscina de obra por su duro trabajo a la hora de realizar dicha faena. Pero no sólo es eso, dependiendo de la zona dónde se encuentre su casa es desaconsejable poner una piscina prefabricada. Si el terreno es débil se puede poner una piscina prefabricada pero es desaconsejable por los elevados costes que este trabajo puede ocasionar, ya que se debe reforzar la excavación y aún así no se podría avalar su resistencia. En cambio en una piscina de obra la excavación se refuerza con los muros de hormigón armado, la prefabricada al ser ser materiales ligeros como el PVC o el poliéster se rompe más fácilmente en este tipo de terreno. Si usted tiene un terreno normal ya es elección suya de si quiere una piscina de obra o una prefabricada. 

 

Piscina de obra
Piscina de obra

Materiales empleados y tiempo de realización

 

Las piscinas prefabricadas como os decía antes son de PVC o de poliéster más la coronación que ninguna piscina viene con este proceso sino que se tiene que hacer in situ y son los mismos materiales que se utilizan para la piscina de obra. Estos pueden ser de piedra natural y/o de piedra sintética. Para tener acabada una piscina prefabricada y lista para usar se tarda un máximo de cuatro días. 

 

Las piscinas de obra se emplea diferentes materiales como ahora hierro, hormigón armado y gresite y para finalizar la coronación de piedra natural y de piedra sintética. Teniendo en cuenta estos materiales y otros dependiendo de la casa que tenga, hay infinidad de posibilidades de hacer una piscina a medida. Esta obra puede tardar unas dos semanas. 

 

Tipo de gresite

Mantenimiento y precio

 

El mantenimiento tanto de una como de la otra es prácticamente idéntico. Así que este punto no es decisivo ni mucho menos a la hora de decidir qué tipo de piscina hacer. Si se le aplica el mismo mantenimiento la calidad del agua de la piscina será la misma en una y en otra. Por lo que el precio no varia en este punto sino que la diferencia solo radica en la compra y/o la obra y en la instalación. 

 

 

Forma y medidas

 

Las piscinas de obra tiene las formas y las medidas que el propietario quiera. Están hechas a medida y las prefabricadas suelen ser de diferentes formas establecidas y de diferentes tamaños, aunque dependiendo de que empresa, también puede hacerlo a medida. 

 

 

Éstas son las principales características a la hora de escoger una piscina. Tenedlos en cuenta a la hora de escoger, hasta la semana que viene. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0