Cómo sobrevivir a las reformas

Buenas tardes, bienvenidos a lo que será a partir de hoy una manera más de estar informados y al día sobre todos los procesos que hay que seguir si queréis una reforma y/o una obra nueva. 

Estamos abiertos a cualquier sugerencia sobre lo que necesitéis os vamos respondiendo. En este artículo de hoy os vamos a hablar sobre las molestias de tener una obra en casa. 

 

Siempre se habla y sabemos las trabas que tenemos a la hora de hacer una reforma. Normalmente si empezamos una reforma o bien nuestros clientes se quedan dentro o bien deciden irse de vacaciones.

¿Qué hay que hacer antes de las reformas?

- Hay que pactar con la constructora la fecha de entrada y salida. En un contrato hay que poner por escrito todo lo necesario para que no hay malentendidos. 

- Como decíamos antes, nuestros clientes deciden o bien irse de vacaciones o bien quedarse en la casa con las reformas. Si se quedan en casa tendrán que vivir con las reformas. Habrá que pactar con los albañiles dónde se pueden lavar sus herramientas, tendrá que escoger un sitio que sea solo para ellos. 

- Hay que pedir permiso de obras por la reforma en el órgano competente de la ciudad, pueblo dónde vives. 

- Si vives en un piso , hay que avisar a la comunidad de vecinos sobre les próximas molestias que tus reformas les puede ocasionar. 

 

¿Qué hay que hacer durante las reformas? 

- Si durante las obras te quedas dentro del piso/casa hay que escoger un espacio para ti y tu familia. Lo más probable es que tendrás que cambiar de sitio si son unas reformas integrales. 

- Hay que pactar un horario con el encargado de obra, teniendo en cuenta los plazos de entrega y respetando los horarios de tus vecinos. 

- Intenta pasar el menos tiempo posible en casa para no entorpecer el trabajo de los albañiles. 

- No hay que trabajar en fin de semana.

Normalmente nuestra reformas suelen ser programadas cuando los propietarios no están en casa, se han cogido otro inmueble como vivienda o se van de vacaciones. También existe la posibilidad de que reformemos una segunda residencia y no hace falta ningún cambio. 

formas se hicieron con los propietarios presentes. Fue una reforma integral y la verdad es que no fue nada difícil. Siguiendo estos pasos que os hemos recomendado y uno muy muy muy importante, cada día al salir de la obra hay que dejar el piso/la casa como si los propietarios no tuviesen reformas. Hay que darles los mínimos problemas. 

 

Si tenéis más problemas con vuestras reformas o sí creéis que os han pasado más cosas que no hemos mencionado, escribidnos a marian@constructms.es.

 

Esperamos vuestras dudas en cuanto a la construcción para la semana que viene. 

Sed felices